WFP - World Food Programme

09/24/2021 | Press release | Distributed by Public on 09/24/2021 09:37

El Programa Mundial de Alimentos y la Unión Europea benefician a más de 30 mil personas en Guatemala y Honduras

CIUDAD DE PANAMÁ - Más de 30 mil personas que fueron afectadas por el paso de los huracanes Eta e Iota en Guatemala y Honduras recibieron asistencia alimentaria del Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) gracias al apoyo financiero de la Unión Europea.

Este apoyo de 1.2 millones de euros, proporcionados a través del Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas (ECHO), permitió al WFP brindar asistencia alimentaria a través de tarjetas canjeables por alimentos (Honduras) y transferencias de efectivo no condicionadas (Guatemala) entre los afectados por el impacto de dos huracanes en dos semanas.

En noviembre de 2020, los huracanes Eta e Iota arrasaron con las viviendas y los medios de vida de miles de personas en Honduras y Guatemala tanto en zonas urbanas como rurales. Inicialmente el WFP entregó comidas calientes y bolsas de alimentos en las zonas afectadas, pero posteriormente cambió a la modalidad de tarjetas de alimentos y transferencias de efectivo.

"Tras perderlo todo en dos desastres simultáneos, el apoyo de la Unión Europea ha sido un alivio para estas comunidades centroamericanas que además estaban sufriendo las consecuencias económicas de la pandemia por la COVID-19", dijo Lola Castro, Directora Regional del WFP para América Latina y el Caribe.

En Guatemala se entregaron transferencias de efectivo (US$150 por familia) para comprar alimentos por dos meses, las cuales beneficiaron 15 mil 160 personas en dos municipios del departamento de Izabal y cuatro municipios del departamento de Alta Verapaz. En Honduras, se brindó asistencia alimentaria durante tres meses a través de tarjetas de alimentos por un valor mensual de US$90, que beneficiaron a 15 mil 390 personas en los municipios de La Lima, Choloma y Villanueva en el departamento de Cortés. Este tipo de asistencia permite al beneficiario adquirir lo que su familia necesita y además dinamiza las economías locales.

Además de los huracanes, los países centroamericanos son altamente vulnerables a otros choques climáticos, como las sequías prolongadas y las lluvias excesivas, que afectan la seguridad alimentaria de las poblaciones más vulnerables.