UNHCR - Office of the United Nations High Commissioner for Refugees

08/02/2021 | Press release | Distributed by Public on 08/02/2021 10:23

El 82% de las personas en movilidad humana en Ecuador estaría en riesgo si tuviera que regresar a su país, según un estudio de ACNUR

02 de agosto de 2021

Familia venezolana encuentra un techo temporal durante la pandemia en un albergue gestionado por el Servicio Jesuita a Refugiados y apoyado por ACNUR, situado al sur de Quito. © ACNUR/Jaime Giménez

QUITO, Ecuador - El 82% de las personas en movilidad humana encuestadas por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados en Ecuador, considera que enfrentaría riesgos si tuviera que volver a su país. Entre los principales riesgos señalados por las personas encuestadas están la inseguridad, el temor a los grupos armados, la violencia generalizada y la dificultad para conseguir alimentos o trabajo.

Este es uno de los principales hallazgos del Monitoreo de Protección que realizó ACNUR durante el primer trimestre de 2021. A través de esta investigación que se realiza trimestralmente, ACNUR busca comprender la situación y las necesidades de las personas en movilidad humana en el país y planificar una respuesta humanitaria que pueda mejorar su situación.

En este estudio, publicado en julio de 2021, participaron 407 familias venezolanas y 391 familias colombianas asentadas en 19 provincias del país. Entre los hallazgos, también destacó la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran las personas en movilidad humana, pues el 82% de las familias encuestadas tenía al menos una de las siguientes características: ser sobreviviente de violencia o abuso (18%), tener una condición médica crónica (18%), ser madre o padre soltero (12%) o tener alguna discapacidad (11%).

La falta de acceso a documentación legal de las personas en el país es otro de los elementos que salió a relucir en la investigación. El 73% de las personas venezolanas encuestadas dijeron encontrarse en situación irregular, frente a un 42% de las personas colombianas. Pese a los esfuerzos para regularizar su situación llevados a cabo por el Gobierno ecuatoriano, ACNUR y otras agencias de Naciones Unidas, la desinformación y la falta de documentos fueron las principales dificultades que las personas en movilidad encontraron para regularizar su situación migratoria. En el caso de la población venezolana, apenas un 12% contaba con un pasaporte vigente.

'Este estudio muestra la importancia de continuar apoyando los esfuerzos de integración de las personas refugiadas y migrantes en Ecuador', comentó Giovanni Bassu, Representante de ACNUR en Ecuador. 'La asistencia humanitaria para satisfacer necesidades básicas urgentes es imprescindible, pero las personas en movilidad humana también necesitan acceder a fuentes de empleo o emprendimiento para garantizar su inclusión socioeconómica a largo plazo. Algo a lo que sin duda ayudará el proceso de regularización migratoria para personas venezolanas, anunciado por el Gobierno en junio'.

La compleja situación económica que atraviesa el país, agravada por la pandemia, no es ajena a las personas en movilidad humana. El 90% de las familias encuestadas dijo dedicarse a actividades informales o encontrarse en desempleo. Sólo el 4% contaba con un empleo formal y el 3% era dueño de un negocio.

Además, 3 de cada 4 familias señalaron que su principal urgencia era cubrir las necesidades básicas de alimentación, vivienda y ropa. Para salir adelante, las personas se ven obligadas a reducir la cantidad de alimentos consumidos, pedir prestado dinero para comprar bienes básicos, limitar el consumo de bienes no esenciales o reducir el consumo de alimentos entre adultos para priorizar a la niñez.

En cuanto a su integración, un 51% de las familias manifestó haberse sentido discriminadas en algún momento tras salir de su país, especialmente por su nacionalidad. Sin embargo, el 95% seguró tener una interacción entre neutra y positiva con la población local. 'La movilidad humana genera encuentros culturales y sociales que pueden ser muy enriquecedores para la sociedad de acogida. Trabajar por la integración socioeconómica de las personas refugiadas y sus comunidades de acogida es también una gran oportunidad para el desarrollo del Ecuador', señaló Bassu.

El Grupo de Trabajo para Refugiados y Migrantes (GTRM) calcula que alrededor de 430.000 personas venezolanas residían en Ecuador hasta junio de 2021. Recientemente, el Gobierno ecuatoriano anunció un amplio proceso de regularización que buscará mejorar la inclusión legal de las personas de Venezuela. Además, Ecuador es el país de América Latina que ha reconocido oficialmente a más personas como refugiadas. Esta cifra supera las 70.000 personas, de las cuales el 97% son colombianas, según datos del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana.

Para consultar el estudio completo, dar clic aquí.

Contacto de prensa:

  • Jaime Giménez, Asistente Sénior de Información Pública, [email protected], +593 99 4013 567

Compartir en FacebookCompartir en Twitter